Uso de las tarjetas plásticas

Por lo general cuando se hace referencia a una tarjeta hecha de plástico, se habla de una tarjeta profesional y personalizada lograda en pvc. Lo sabemos porque en los últimos tiempos, este aspecto del mercado la imprenta ha experimentado un ascenso exponencial, aumentando de esta manera el número de pedidos que se hacen de estos soportes y produciendo mayor curiosidad e interés por adquirirlo.

No se trata de un hecho fortuito o una merca casualidad. Todo lo contrario, hablamos de un producto que ha conquistado poco a poco a quienes lo han conocido, en virtud de de todas las cualidades que ofrece a quien decide adquirirlas.

Las tarjetas hechas en plástico son duraderas, fuertes, ligeras y pueden ser personalizadas a una o dos caras, agregarle color, nombres personales o de empresa, sus respectivos logos y añadir otros ” ingredientes” que aporten además diferentes usos, entre los más habituales y demandado se encuentran el los códigos QR y de barra, bandas magnéticas y chips identificativo.

A través de estos añadidos estas tarjetas se podrán utilizar en distintos ámbitos comerciales, destacando como tarjetas bancarias de débito y crédito, tarjetas de acceso y salida de clubes deportivos y gimnasios, parking privados, tarjetas de descuentos de grandes superficies, compras, así como de seguros médicos, lleves para habitaciones de hoteles y otras múltiples funciones que se añaden a este soporte, según el tiempo transcurre y los clientes de imprenta le añaden más usos.

Por lo general, se trata de un dispositivo que se asemeja a una tarjeta de visita al uso, pues su medida habitual de elaboración es bastante similar, es decir ( 8,3 cm x 5, 3 cm) puede sin problema alguno ser impresa en ambas caras, utilizando para ello, blanco, negro o color, y añadiendo cantos redondeados para evitar accidentes.

Todas estas características, colaboran en que sean fácilmente transportables y que no falten en en monederos, carteras y portafolios. Pensar en adquirirlas traerá consigo todo un universo de ventajas, pues nadie puede cuestionar su tiempo de vida útil, porque ya sabemos que el plástico es resistente a la humedad y a las altas temperaturas siempre y cuando no se exponga a estos elementos indiscriminadamente y sin tener hacia ellas, un mínimo cuidado.

Si deseas comprobar su utilidad, acude a tu especialista de confianza, pide una muestra de aquellas que tengan en su catálogo y comprueba en primera persona la fiabilidad de todo aquello que te indicamos sobre estas tarjetas ampliamente comerciales.

Entre más cantidad tengas, seguramente, más te gustarán. Este es un producto con el que siempre obtendrás resultados positivos, y cuya inversión si trabajas con expertos podrás recuperar a muy corto plazo.

Si por otra parte te preocupa el presupuesto a invertir, déjanos recomendarte que compruebes en primer lugar la calidad de la materia prima que ponen en tus manos, que solicites garantías, y que te asegures de estar ante un plástico, homologado por la Unión Europea, con el que podrás estar ampliamente seguro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *